jueves, 11 de octubre de 2007

De como tocar fondo para saltar más alto

Estaba visitando el blog de mi amiga Maribel
http://algunrelatomas.blogspot.com/
y me asaltó de pronto la pregunta de si volvería a ser capaz de escribir algo. Yo, escribir algo? Pero de qué, moreno! Pero si no tengo nada que explicar.

Ah malandrín ahí está tu error, sí que lo tienes y mucho pero se te olvida en un santiamén. Y no te culpo, la mala memoria va muy bien para el corazón, pero volvamos al principio.

Todo Empezó hace muchos, muchos años...

desde el cariño de mi madre al olvido de...lo dejamos así...salió lo que salió, a lo cual no ayudó lo de la escuela, rebaño de lobitos luchando por el mismo caramelo. Finalmente después de un tiempo laargo dando tumbos, empecé a trabajar.

Ahí sí que creí que todo cambiaría...y con el tiempo aprendí que todo cambia para seguir siendo lo mismo, es decir, lo que tiene uno mismo. Ahí, con toda la voluntad, el empeño y las ganas, sumarísimas, el batacazo fue inmenso: estaba en otro rebaño de lobos, en un conflicto de intereses, en un olvido interesado.

En ese momento, aún no existía el raciocinio. Fue un golpe fuerte pero aún vendrían más espérate. Si aún confiaba en el trabajo, en el laaaaargo tiempo -este más largo y más tiempo- encerrado entre paredes humeadas de oficina, mesas de segunda mano, y otras injurias a la autoestima, reconozco que me acomodé a la situación. Resignación, amigos, y ser feliz con baja autoestima, según el manual de Maslow(?), pero...ahí venía otro tsunami destinado a despertar cual avecilla despistada por un huracán tifonero de miami, afectando incluso en cuerpo y mente en lo más hondo: de pronto, todo lo imprescindible que yo era para mi empresa, ya no lo fui más, sinó que era un estorbo.

Pero ahí, analicemos las sinergias y sincopatías incrínsecas (abuela de la familia Ulises, si vieses como escribo...). Yo tenía unos quehaceres, unos "pendientes", unos compromisos con clientes (rima...) y más cositas...pues ahí de la noche alemana todo perdió absolutamente todo su sentido.

Y de ahí el título.

Cuando tocas eso hondo tan hondo, a ver, de lo perdido saca lo que puedas y luego pues eso ya sólo puedes subir. Pero y eso no me puede pasar a mi, verdad? No sé si a Vd le pasará, a mi ya me pasó una vez(digo una porque igual no será la última)

Que si crecí con esta experiencia? un montón. Pero sin risitas,eh, que esto es mejor que un master. Estaba en la p calle y mirando al cielo y con cargas, como si fuera un caracol con babosa encima.

Sí que fueron unas vacaciones ahem pues eso unas vacaciones. Pero por suerte o desgracia, se repitió lo de la oficina de paredes humeadas, mesas de segunda mano y cafetera de 35cts creadora de llagas de estómago. Volví, sí, pero ya no era el mismo.Ya me daba igual, ahora que me digan que me vaya, oye, que ya me voy. Quizás tenía razón ese otro, montate algo por ti mismo...oye yo quiero ser millonario o bien por herencia o por lotería, dónde se estudia eso?

Bueno ahí va la moraleja oye no perdais la compostura que hay cosas muy buenas por ahí, aunque las mujeres y los hombres no estemos de acuerdo en eso, almenos en según que momentos.

O sino mirad qué foto más chula, capricho de la naturalez, malentendido entre las nubes y el sol, con la complicidad del Cogulló....


2 comentarios:

Alicia dijo...

Vale... Lo reconozco: no me he enterado de ná. Pero de ná de ná.

Pero hazle caso a tu amiga: escribe, o haz fotografías, o pinta, o haz paellas, o lo que sea. En definitiva, crea. Por cierto, te robo del humus. Gracias. Un besito.

Maribel Sánchez dijo...

Pues yo si me he enterado, se muy bien de que hablas, porque todo tiene comparativas.... en fin....

Tu sigue escribiendo y dejando aquí tus imágenes y relatos que yo tengo asiento de primera fila y no pienso perder detalle.

Un millón de besos (que ningú digui que els catalans som tacanyos)