miércoles, 11 de abril de 2007

Qué es ser feliz? o estar feliz? Se es o se está?

Ayer leí un artículo sobre la felicidad en el blog de http://todos-somos-fashion.blogspot.com/ (Señorita Cosmo). Aunque no os equivoqueis, ya tenía mis ideas sobre este tema, de ahí este artículo.

De hecho, aunque enlaza con la felicidad, este artículo no tiene nada que ver. En este artículo quisiera analizar las relaciones interpersonales y los vínculos y roces que nos unen y desunen.

Creo por una parte que las cosas y personas que nos rodean, son las que nos hacen feliz. Pero de hecho, somos nosotros quienes las conseguimos, las ponemos y las mantenemos. Y al mismo tiempo, somos también nosotros quienes las quitamos. Es pues, uno mismo quien decide, las consecuencias que uno mismo tendrá. Pero, por tanto, estamos felices? Es decir, si lo que hemos conseguido a nuestro alrededor es agradable, satisfactorio y realizador, hemos conseguido un ambiente feliz? No del todo, porque como decía Cosmo, hay gente que es feliz, es decir, que por dentro, es capaz de sacar, de aportar, de llenar de dentro a afuera con felicidad, con lo cual, en teoría, ese tipo de gente, es autosuficiente. Ende, habrá otra gente que, al contrario, será "vampira", absorvedora (me salía observadora) y por tanto necesitará la felicidad de fuera a adentro.

Lo que yo realmente quería expresar aquí, es que...de cualidades humanas, somos más que estamos. Si somos unos p. vampiros, dificilmente cambiaremos. Y si somos felizmente extrovertidos, pues lo mismo. En resumen, creo que somos más que estamos (o una mezcla al 80%-20%)

Pero qué cony o quiere decir todo esto?

Pues que en todas las cualidades humanas, a mi entender, la gente es. Y por mucho que finja seguirá así. Es inútil que seas generoso con alguien tacaño, o que le comentes las bondades de la generosidad,...seguirá siendo un p. tacaño. Entonces, para qué esforzarte en ser generoso con él. Es frustrante.

Ya sé, ya sé, parece que esta teoría tiene como conclusión que es mejor que te dediques a ti mismo...que seas egoista, y quizás no sea una buena teoría. De todas formas intento evitar más frustraciones. Os contaré un caso (tengo mil)

Hay una chica que se trae unas botellas de agua. Al parecer tiene algún tipo de dificultad transitoria en la rodilla. Me ofrecí a subirle el paquete de agua, porque realmente, yo soy así. La segunda vez, que me lo pidió, también se lo subí. La tercera, le dije que mejor se lo subiera ella. Se negó, protestó, y finalmente tuve por fuerza que entregarle uno de mis paquetes de agua. Con un tono medio burleta, me dijo que yo era un caballero. Me sentó como un tiro. No era un caballero, le dije, era un burro. Yo ya fui suficientemente generoso, puesto que ya antes había subido muchas aguas... porque debo seguir sacrificándome? Ya sé que es una chorrada... finalmente concluí que...o bien para esta chica, algún mecanismo se debe poner en marcha para que alguien le suba las cosas pesadas, o bien otra persona generosa, que lo haga. Pero honestamente, creo que cuando estaba reclamándome mi ayuda, de hecho lo estaba exigiendo, porque ella es así, está acostumbrada a que le hagan las cosas y no soporta que le den un no. Por eso me sentí timado, porque reclamaba simplemente porque ella es así, no lo necesitaba en verdad(esa dolencia en la rodilla no es suficientemente grave a mi entender)

La verdad es que me sucede con las invitaciones, con los regalos, me sucede con muchas cosas. En general, siento como si diese más de lo que recibo, como si de los que me rodean unos cuantos fueran algo vampiros. Tuve que poner el freno, y empezar a poner excusas a cada invitación para ayudar a hacer una mudanza, o para colgar una lámpara, porque ese amigo, luego, no venía a mi casa, a corresponder, para colgar otra lámpara. Ni tan siquiera venía! Hace dos semanas, cuando me pidió lo de hacer la enésima mudanza, le dije que tenía fiebre. Se habrá dado cuenta de que estaba abusando de mi? No creo. Debía yo educarle, darle a entender que debe pensar en los demás? No sé, me da igual, quizás no servía de nada.

Moraleja: Cuando encontreis una persona en el camino, ved si es o está. Si es feliz, es generosa, es simpática, es divertida, quedaros ahí quietos, con ella. Si veis que sólo está o que sólo busca su propio beneficio, mejor le decís que teneis fiebre.

Saludetes

3 comentarios:

María dijo...

complicado tu articulo de hoy porque tocas muchos puntos.
A ver, nadie es feliz siempre, la felicidad es una hora. Se es feliz a ratos.
Sí es verdad que hay mucho vámpiro, pero se saben distinguir.
De lo de la chica del agua... es que hay caraduras o caraduras, pero si ya tratas con alguien que tiene una minusvalía por leve que sea, tienes que pensar siempre que si la ayudas luego te lo va a exigir.
Aunque es lo que pasa con todo el mundo.
Dicen que hay que dar sin esperar recibir, pero Teresa de Calcuta sólo había una.
Un beso
(día complicado y tengo que dar clase)

fullmoonthe dijo...

Bnas wapísima

este artículo es más una frustración porque a mi me gustaría dar más y más, pero al cabo de un tiempo en algún caso uno se siente raro. La gente va a su bola. No hablaba de minusvalías, María, tranquila, estás en mi corazón pa too

Por otra parte, internet nos ayuda a encontrar a buena gente, puesto que el vecino...puede ser un hili de cuidado.


un beso

María dijo...

FULL ¡plas¡ jajajajaja
una seca, rápida y contundente colleja.
Yo no hablaba de mi, perfecto y malo cucaracho.

A ver, tú hablabas de lachica que sube el agua, decias que tenia una dolencia pasajera en una rodilla. Englobando todo mme refería a una leve minusvalía pasajera.
De ella, de otros, de todos,
Un beso.