lunes, 30 de abril de 2007

Bienvenido al mercado mundial, a la diversidad en gradiente

Bienvenido, Bienvenido, pasa, pasa, siéntate, acomódate chiquillo-a

Fíjate lo que tengo para ti. Al alcance de un clic, el mundo entero. Te imaginabas eso antes? Hace sólo un nada, te creías eso?

Pero además, sin que lo hayas notado...has encontrado aquel matiz de color pastel tirando a granate anulado con atisbos de lapislázuli, que soñaste una noche que bebiste demasiado, que iría muy bien para tus cortinas?

Sólo hace algunos años, podías comprarte un coche de cualquier color, ciertamente, siempre y cuando fuera de color negro. (Ford Company, 1900)

Hoy en día, ese nicho unitario se ha fragmentado, cual fractal aumentado, llegando ya casi al infinito. En muchos de los productos de consumo que hoy en día damos por hecho que están, resulta que existen desde hace muy poco. Y más que están apareciendo.

Es decir, que antes las empresas hacían uno o dos colores, una o dos versiones, uno o dos productos de cada y basta. Ahora, la fragmentación es milimétrica, y uno puede de hecho escoger entre un jardín inmenso de variantes, gradientes, opciones, choices y demás, que más que acertar en su cliente objetivo, lo que hacen es confundir al personal y aunque sí que es verdad que alguien estará satisfecho, más bien no hace más que oscurecer el sentido común del consumidor.

De todas formas, el obejtivo es ese: nichos fragmentados cada vez en pedazos más pequeños, diferenciados por detalles livianos, son meros justificantes para aumentar el catálogo, los estocs, la dimensión de los almacenes y los centros de distribución.

Amazon, por ejemplo, o lulum pueden conseguirte un libro que no tiene nadie, en relativamente poco tiempo. Ninguna librería puede afrontar el coste de almacenar esa cantidad de libros.

Bueno os dejo que tengo que ir a comprarme un lápiz de labios de sabor de fresa con color azulado apto para celíacos pero con azúcar normal no importa y vitamina C, que proteja el labio de la marca Y. A zu lado, el de la marca X no vale nada porque el azul es menos intenso, sólo lleva un 25% de vitamina C y de hecho cuando lo llevas se deshace en tu boca no en tu mano

abur a cascarla

4 comentarios:

Alicia dijo...

La diversificación que le dicen, ¿no?

Cómo se nota que eres hombre y yo mujer... Si yo hubiese tratado el tema me habría referido a la cosmética (cremitas, mascarillas, maquillajes, lacas de uñas...) y no a coches... Ays.

Vive la différence! (creo que se pronuncia algo así como "vif la diferensss - acentuado en la última 'e').

fullmoonthe dijo...

ya veo que la última parte te la leiste de corrido porque de hecho se me fue la olla y le puse lápiz de labios que es eminentemente femenino (con el permiso de Boy George y demás patolea)
Has visto con el paso de los minutos me coloco más...será que huelo los cubatas

sltas y besos

El Arrepentido que se arrepintió dijo...

Las empresas, creo yo, se limitan a lanzar al mercado lo que nosotros decimos necesitar.

Aunque también existen algunas que crean alguna aberración en sus laboratorios (Mayonesa sin huevo, leche vegetal, ropa interior comestible, condone luminosos y con sabor, etc.) y a punta de publicidad y mensajes subliminales le crean al pueblo la necesidad (o neciosidad)

Abrazos Full

fullmoonthe dijo...

ya te llegará ya...aquí también estábamos muy bien...ahora hay envasado al vacío por supuesto todo tipo de warradas