viernes, 23 de marzo de 2007

Bro: Rescate en un día soleado, frente a una botella de vino

Hola Buenos díaaas. Lo escribí ayer, pero buscando la foto deseada lo dejé para hoy. Al final, la foto deseada no está, pero he puesto una foto deseadora. Con eso tira de momento. Saludos

Dedicado a Bro, el amigo de Satchmo.

Es Jueves, por la tarde, hora de comer: En España, sólo se come paella. Después de un señor plato de paella y esa botella de Rioja, bueno, sucedáneo, la tripa se resiente. Grasienta de costilla, gambita y arroz, rezuma colesterol y junto con el alcohol, el resultado es fatal.

Pero no vino Bro. Vino, sí, tuvimos, no tan bueno, quizás, como el que hubiéramos tenido si él hubiese estado con nosotros. Pero vamos a explicarlo desde el principio.

En una zona industrial de cuyo nombre no quiero acordarme, cariñosamente llamada Guantándamo, o según otro amiguete mio, llamada zona del oeste ventosa en la que esos -os acordais de las pelis americanas del oeste?- arbustos van rodando junto con el polvo, en un pavimento alquitranado desértico, junto a montañas de desechos, algún sofa abandonado, trozos de vidas deesconchadas, oasis en forma de hotel, obreros con casco y camiones de gran tonelaje. Solo conociendo puedes encontrar los suministros. De otra forma, estás perdido.

No puedes sobrevivir sin un vehículo, como en Mad Max. Unos van con bicicleta, los que se pueden pagar la gasolina cara como el nomás, van en vehículos, algunos reaprovechados, otros abollados, algunos más relucientes. Los camiones de gran tonelaje, digo, maniobran en calles estrechas, abollando coches nuevos y no tan nuevos, dejando sus marcas indelebles en las chapas brillantes.

Es hora de comer, y como dije, comemos paella, y ya echamos en falta a Bro. Seguro que nos explicaría algún chiste, o nos relatarái cómo es la vida en su Chile natal. Quizás nos contaría sus últimas andaduras con su jefe, o de como se la pegó otra vez con la carterpillar.

Pero cuando salimos a la calle, ese horno bochornoso -bueno no tanto, de hecho hacía una temperatura agradable- es cuando más le hubíesemos echado en falta. Él, con sus superpoderes, seguramente no habría aparcado tan lejos, y nos hubiese llevado al horrible trabajo de forma segura y rauda.

Allí, en la sala de reuniones, le hubiésemos dicho al jefe que Bro era un cliente chileno con mucho dinero, y podríamos haber apurado un puro (valga la idem), un poco de coñac y una vez más otro café. Y habríamos hablado de mujeres (si alguna se molesta pues bueno también de hombres), del fútbol, del transantiago, de Bachellet y de Zapatero, de quien sabe más, y luego nos habríamos pasado la tarde planeando la paella del fin de semana, bien regada con sangría...con hijos por supuesto porque cuando existen no se pueden desconectar.

Y para celebrar la unión de los pueblos, del continente americano y europeo, le pongo a Bro un poco del asiático, sólo esperando su próximo relato. (esta era la foto deseada que al final pondré en otro pousst)

Una vista de esa zona industrial....


Y una vista para alegrar a Bro

3 comentarios:

María dijo...

repito: Dios los cría y ellos se juntan. Soís iguales.
Un beso.

El Arrepentido que se arrepintió dijo...

¡Madre de Dios, Bro! Te fijaste que la mujer de la fotogarfia esta en la cama...¡¡Con zapatos!! no hay respeto, mi madre me hubiera desollado vivo si es que alguna vez tuviese la osadía de hacerlo.

Gracias mil, mi estimado y luminoso Full, me siento mucho más que halagado, casí indigno del lugar que me regalas.

Un abrazo, un abrazo gigante para tí

fullmoonthe dijo...

Todos tenemos derecho a nuestros 15 minutos de gloria..y muy detallista chico no me fijé.

Maria: esa química...no hay nada que hacer, aún a km de distancia.

slts y que vaya mjy bien enzo a luchar!!